Apostolado


Apostol

PASTORES JAIME BELTRAN Y CARMEN ROSA MARTINEZ

No fue amor a primera vista, tampoco hubo señales divinas o angélicas que les revelaran el destino que compartirían juntos.

Sencillamente las cosas se dieron en el momento y el lugar adecuado. Esta hermosa pareja de Ministros han recorrido años juntos sirviendo al Señor en diferentes lugares del País, llevando la Palabra de Dios en sus labios.

Padres de seis hijos y con un matrimonio sólido y ejemplar, ésta pareja de Apóstoles han fundado Iglesias a lo largo y ancho de nuestro País, pero también países como Estados Unidos, Chile, Argentina, Bolivia, Perú, Australia, entre otros.

Su trabajo Ministerial es Evangelístico y Misionero, por eso, el Ministerio Evangelístico Camino a la Libertad, nace en el corazón de Dios y de los Pastores Jaime Beltrán y Carmen Rosa Martinez como sus fundadores.

La realización de un joven es alcanzar su sueño, la de un hombre es obtener un  reconocimiento en la sociedad, la de un padre es ver a su generación alcanzando lo que el nunca pudo lograr, pero la realización de todo cristiano es que cada una de sus generaciones lleven las banderas de Cristo para transformar a toda una nación. Es ahí donde nacen las familias sacerdotales: abuelos, padres, hijos, nietos, bisnietos. Todos juntos en un mismo sentir, un mismo corazón: el amor por las almas y donde el ejemplo, la pasión y el amor a DIOS son la base que se hereda, se transmite, se siente, y se vive impartiendo,una identidad sacerdotal cada día.  Una convicción de vida, un deseo de impartir en su generación un mensaje que viaje a través de los tiempos: Jesús, ahora solo resta que cada familia de nuestra generación afecte sus generaciones y vaya mas allá de su beneficio personal. Con ésta premisa, los Apóstoles Jaime Beltrán y Carmen Rosa Martinez desean transmitir ese legado a nuestra Sociedad.

En ti se puede iniciar una familia sacerdotal, solo es cuestión que creas.

Efesios 4:11Traducción en lenguaje actual (TLA)

11 Él fue quien les dio a unos la capacidad de ser apóstoles; a otros, la de ser profetas; a otros, la de ser evangelistas; y a otros, la de ser pastores y maestros.